Sacerdotes apostando a los casinos

El factor religioso se adentró a los casinos de la manera más inesperada que se pudo imaginar, y es que hace un tiempo salió en las noticias que un sacerdote gastaba las ofrendas de los feligreses apostando en los casinos. Una cosa es jugar en los casinos y apostar a cualquier juego de azar que podamos encontrar y otra muy distinta es apostar en estos lugares con dinero que no es nuestro.
Esta noticia causó mucha conmoción dentro de la iglesia católica. Se descubrió que el padre llamado Francis Guinan, de 66 años, hacia uso del dinero de las ofrendas para gastos inmensos como compras de casas y viajes, sobre todo a Las Vegas para seguir apostando, lo que causó su arresto con una condena de 4 años de cárcel.
Se supo también de otro caso, el del sacerdote John Skehan, de 81 años, que ejerció en la misma iglesia católica, en Delray Beach, Florida, al sureste de EEUU, el cual se declaró culpable por robar el dinero de las ofrendas para usos similares al del anterior sacerdote. Fue sentenciado a  14 meses de prisión y restitución de 700,000 dólares.

sacerdote casinoEl factor religioso se adentró a los casinos de la manera más inesperada que se pudo imaginar, y es que hace un tiempo salió en las noticias que un sacerdote gastaba las ofrendas de los feligreses apostando en los casinos. Una cosa es jugar en los casinos y apostar a cualquier juego de azar que podamos encontrar y otra muy distinta es apostar en estos lugares con dinero que no es nuestro.

Esta noticia causó mucha conmoción dentro de la iglesia católica. Se descubrió que el padre llamado Francis Guinan, de 66 años, hacia uso del dinero de las ofrendas para gastos inmensos como compras de casas y viajes, sobre todo a Las Vegas para seguir apostando, lo que causó su arresto con una condena de 4 años de cárcel.

Se supo también de otro caso, el del sacerdote John Skehan, de 81 años, que ejerció en la misma iglesia católica, en Delray Beach, Florida, al sureste de EEUU, el cual se declaró culpable por robar el dinero de las ofrendas para usos similares al del anterior sacerdote. Fue sentenciado a  14 meses de prisión y restitución de 700,000 dólares.


Tu comentario