Ruletas modernas, ruletas electrónicas

200376374-001Están muy difundidas en los salones de juego, y no se consideran realmente de azar, ya que, dependiendo del dinero que haya perdido o ganado la máquina, ésta es capaz de enviar la bola a uno u otro sector, aunque no a un número concreto.

Las máquinas de los salones de juego no disponen de ningún mecanismo capaz de expulsar la bola del número ni de colocar la bola en ninguna casilla en concreto. Los únicos mecanismos que tienen son: un soplador de aire, que impulsa la bola a diferentes velocidades aleatoriamente, mediante un sofisticado mecanismo que hace variar la fuerza del soplido.

Además, tienen diferentes velocidades de giro del plato también tienen diferentes tiempos de juego, desde que empiezan las apuestas hasta que se cierran con el clásico no va más, con lo que juegan con tres variables que, combinadas, dan una gran aleatoriedad.

Otra cosa es que están consideradas como máquinas de juego, con lo cual tienen que dar un porcentaje mínimo de premios regulados por ley, y esto se consigue con los botes o misterios, que es un premio directo que da la máquina en caso de que la ruleta esté ganando más dinero del permitido. En eso, y solo en eso, se diferencian de las del casino, además de las apuestas máximas, que en los salones se rigen por el máximo de premio permitido.


Tu comentario