Reconocer cuando se ha ganado

Resulta un poco tonto para algunos el hecho de que alguien pueda no reconocer cuando ha ganado, pero suele suceder. Tanto en el juego de keno como en cualquier otro, debemos aprender cuando sea ganado. Muchas veces resulta que ganamos pozos menores y, aun así, seguimos jugando pensando en que podemos ganar un pozo mucho más grande, pudiendo perder lo que ya habíamos acumulado.
Cuando jugamos al keno, el medidor de crédito sube a 200 ó 300 dólares de un saldo inicial de, por ejemplo, 20 dólares, siendo difícil dejar el juego en esa cantidad, queriendo recibir más y más. Por lo general, una vez que hayamos llegado a una cantidad límite de ganancia, los pagos comenzarán a caer, y rápidamente perderemos más de lo que habíamos ganado, por tratar de recuperarlo. Lo más recomendable es cobrar el efectivo y pasarse a otra máquina, cuando el contador de crédito se haya reducido un 25% desde su punto más alto.
Es un consejo muy importante a llevarlo a cabo. Es necesario reconocer cuando se ha ganado y llevar esa ganancia a casa. No es muy alentador perder lo que se había ganado y decepcionarse hasta ver su crédito en cero. Total, no es la última oportunidad que tendrá para jugar y, tal vez, se pueda llevar el premio mayor.

ganar kenoResulta un poco tonto para algunos el hecho de que alguien pueda no reconocer cuando ha ganado, pero suele suceder. Tanto en el juego de keno como en cualquier otro, debemos aprender cuando se ha ganado. Muchas veces resulta que ganamos pozos menores y, aun así, seguimos jugando pensando en que podemos ganar un pozo mucho más grande, pudiendo perder lo que ya habíamos acumulado.

Cuando jugamos al keno, el medidor de crédito sube a 200 ó 300 dólares de un saldo inicial de, por ejemplo, 20 dólares, siendo difícil dejar el juego en esa cantidad, queriendo recibir más y más. Por lo general, una vez que hayamos llegado a una cantidad límite de ganancia, los pagos comenzarán a caer y rápidamente perderemos más de lo que habíamos ganado por tratar de recuperarlo. Lo más recomendable es cobrar el efectivo y continuar el juego al día siguiente, cuando el contador de crédito se haya reducido un 25% desde su punto más alto.

Es un consejo muy importante a llevarlo a cabo. Es necesario reconocer cuando se ha ganado y llevar esa ganancia a casa. No es muy alentador perder lo que se había ganado y decepcionarse hasta ver su crédito en cero. Total, no es la última oportunidad que tendrá para jugar y, tal vez, se pueda llevar el premio mayor.


Tu comentario