El jugador profesional de la ruleta

Para ser un jugador profesional de la ruleta no es necesario cumplir muchos requisitos, pero si quiere serlo deberá tener en cuenta:

 

El factor psicológico

Podríamos definir 3 tipos de personalidad de un jugador en la ruleta:

  1. El jugador esporádico: es aquel que tiene control sobre su conducta y juega por diversión, sin temor a pérdidas ni ansias por ganancias.
  2. El jugador patológico: a diferencia del anterior, no juega por jugar, juega porque es ve incapaz de dejar de jugar. El juego se ha convertido en una adicción. Este tipo de personas no controlan ni la frecuencia ni la cantidad de apuestas. Cuando pierden se excusan con la revancha, y si por casualidad ganan la revancha, suelen apostar más… ¿pero cual es el límite? El jugador patológico no lo sabe o lo pierde de vista en las primeras jugadas.La mayoría termina en depresión y abandono personal con incapacidad para controlar la situación en el ámbito familiar y social. No son pocas las veces que se ve comprometido a cometer delitos para jugar. No puede dejar de jugar aunque se lo proponga. Cuando no puede jugar por razones financieras suelen exteriorizar síndromes de abstinencia y el deterioro personal aumenta significativamente.
  3. El jugador profesional: este es un tipo de jugador muy diferente a los dos anteriores. Él no juega por jugar, como lo haría el jugador esporádico, ni juega por necesidad, como lo haría el jugador patológico. El jugador profesional juega para demostrar que su método es el mejor sin ningún tipo de obsesión ni compulsión.

 

Pensamientos de un profesional

  • “La ruleta no me gana, yo he perdido.”
  • “La ruleta no viene a buscarme para que pierda o gane, yo voy porque quiero.”
  • “La ruleta no me obliga a apostar cantidades, yo las escojo.”
  • “La ruleta no tiene memoria.”
  • “La ruleta no tiene sentimientos. No sabe si quiero ganar, si quiero divertirme ni si deseo dinero.”
  • “La ruleta no responde a conjuros ni a rituales humanos.”
  • “La ruleta tiene reglas que se deben respetar.”
  • “La ruleta únicamente responde al jugador, sea ganándole o haciendo perder al casino.”
  • “La ruleta me ofrece muchos métodos para ganar determinadas sumas.”
  • “La ruleta no opera en contra suya, simplemente está en el juego conforme a las reglas del casino y a las distintas formas que yo plantee el desafío.”
  • “La ruleta no me hace sentir emociones, en primer lugar soy yo quien voy a buscarlas, y en segundo lugar son provocadas por mis ganancias o perdidas, algo que no debería preocuparme.”
  • “La ruleta no se ofende cuando la insulto ni se inmuta cuando le doy las gracias.”
  • “Mi participación ante los 37 números se da en un marco estadístico y nada más que esto.”
  • “La ruleta me ofrece variables en las que estoy en ventaja para ganarle.”
  • “Sólo mi conducta puede ganar a la ruleta.”
  • “Debo relajarme y disfrutar, para estar tenso mejor irme.”

 

Recomendaciones

  1. Estipule lo mínimo que desea ganar.
  2. Lleve siempre únicamente lo mínimo para jugar. No vuelva a buscar dinero y seguir jugando cuando pierda. Recién regrese al otro día o si va una vez por semana, respete esta periodicidad.
  3. Usted debe determinar; si va a ganar, salir con el mismo dinero o perder. Usted es el único que decide. Nadie decide por usted.
  4. Si su conducta es compulsiva, es decir no responde a su método, jamás se dedique al juego.
  5. Si su conducta es equilibrada lo llevará a vivir del juego y usted se habrá convertido en un profesional.
  6. El profesional no vive en el casino, vive del casino. Sólo está lo suficiente, que se prolonga si va ganando.
  7. Cuando haya ganado siempre deje un fondo de reserva y siempre piense que esta ganancia no es del casino, sino suya y no la dilapide.

Errores que no deben ocurrir en las mesas

A menudo se cometen muchos errores en las mesas de juego, errores bastante sutiles e imperceptibles para un jugador común y corriente, ya sea por ignorancia o por emotividad. Haciendo una sumatoria del número de jugadas, número de jugadores, cuantía de las apuestas y número de mesas de juego, estos errores generan ganancias significativas para el casino.

Por lo anterior, uno de los objetivos es entrenar al profesional de la ruleta, indicando cuáles son estos errores para que no los cometa y esté en ventaja respecto de los demás jugadores y en mejores condiciones de desafiar a la banca.

A continuación los errores que no deben ocurrir:

  1. No contar con el material necesario para el análisis de las jugadas realizadas hasta el momento de realizar una apuesta (materiales tales como libreta de apuntes, papel, lápiz, planilla de registro de jugadas, etc.).
  2. No llevar registro de los resultados de cada jugada, sin el cual el jugador estará limitado a apostar al azar y condenado por ende a perder.
  3. No tener disciplina al aplicar un esquema de juego. Producto del calentamiento mental, de la impaciencia y de la ambición, el jugador sale de un esquema disciplinado para embarcarse en apuestas abultadas y de ganancias (y pérdidas) fabulosas y rápidas.
  4. Dar propina al croupier. Es un error ya que la banca ya cuenta con una ventaja del 2,7% en la ruleta francesa (tasa de juego), por lo que al regalar una ficha al ganar tras haber apostado por un número pleno, esta ventaja se dobla en ambos casos. Peor aun es regalar una ficha al croupier tras haber apostado por una combinación mayor al número pleno (caballo, terna, sexteto, etc.), ya que la ventaja de la banca es aun mayor.
  5. Jugar bajo los efectos del alcohol y/o drogas. Incluso es recomendable no beber ni fumar durante el juego ya que, está comprobado, disminuye en forma significativa la capacidad de discernimiento de las personas y se produce cansancio mental más rápido. En pocas palabras, el jugador está propenso a un apasionamiento en sus apuestas, lo que puede tener consecuencias económicas muy negativas.
  6. Perder el control y apostar altas sumas tras haber perdido una cantidad determinada de fichas, con el objetivo de obtener una inmediata recuperación del capital perdido. Aun con el mejor sistema de juego, se puede empezar perdiendo en las primeras jugadas, pero el jugador no debe impacientarse y mucho menos querer recuperar todo en una sola jugada, ya que en una jugada puede desarmar todo el sistema de juego y perder mucho más dinero.
  7. No dejar de apostar durante algunas jugadas para generar momentos oportunos de apuestas.
  8. No saber retirarse a tiempo. Si bien es un concepto bastante subjetivo, ello debe estar sujeto a la capacidad física y mental de cada persona y a los objetivos de ganancia que cada jugador se haya planteado al inicio del juego. Como siempre, uno de los factores que juega en contra es el de la ambición tras ver un incremento de sus ganancias en las últimas jugadas y creer que en las próximas jugadas este incremento podría aun ser mayor.
  9. Apostar todo el tiempo a una misma combinación. Sólo se justificaría si el jugador percibe que la ruleta posee alguna imperfección que hace que la mayoría de los resultados sean números de un sector de la ruleta. También este error es cometido por aquellos jugadores apasionados que creen que una combinación es tan buena que ganará en la mayoría de las jugadas, olvidándose del balance entre ganancias y pérdidas otorgadas al apostar por dicha combinación. El jugador si quiere llegar a ser un experto ganador de dinero en la ruleta, debe ser un científico del juego con un gran sentido de la observación.
  10. No contar con un suficiente stock inicial de fichas. Si el jugador posee pocas fichas y pierde al apostar por primera vez, por ejemplo, por el sector 25 y no tiene más que las 14 fichas apostadas, entonces su juego terminará en ese mismo instante y para volver a la mesa deberá tomar tiempo en comprar más fichas y su juego se descontinuará, con lo que el análisis del juego no servirá de mucho. Además induce al jugador a perder concentración en el juego. Es recomendable partir con un stock inicial de 80 fichas.
  11. Desconcentración por agentes externos: la concentración es fundamental en el éxito de todo jugador, incluso de los más experimentados, y no se puede ver interrumpida por ningún agente externo. Se debe tomar como si nos preparáramos para rendir un examen en la universidad, es decir, debemos ir completamente concentrados y mentalmente disciplinados.
  12. Acrecentar el monto de las apuestas a una combinación que viene ganando en las últimas jugadas. Un error más producto de la ambición y del deseo de todo ser humano de tocar el cielo de una sola vez. La forma de pensar típica del jugador que incurre en este error es “si en lugar de apostar 13 fichas, hubiera apostado 130 fichas por el sector 23, mis ganancias hubiesen sido 10 veces mayores”. El gusanillo del juego una vez más al ataque.