Por qué jugamos

jugarLa acción de jugar esta inherente en todas las personas, sean grandes o chicos, hombres o mujeres, pero siempre hemos tenido el deseo de jugar, sobre todo cuando éramos niños y nos juntábamos con nuestros amiguitos a jugar canicas, a las escondidas o a las muñecas. Ya de grandes empezábamos a probar otros juegos más de “adultos” como el ajedrez, haciendo apuestas, o cualquier tipo de mesa.

Pero alguna vez nos hemos preguntado, ¿por qué jugar? Que tan necesario es y por qué no podemos dejar de hacerlo. Se dice que en el reino animal, los felinos de cachorros jugaban entre ellos y esto estimulaba sus facultades de cazadores que, de adultos le servirían para sobrevivir, es decir, utilizaban el juego como aprendizaje. Tal vez, para nosotros los humanos, también haya sido de la misma forma. Vemos ahora que muchas escuelas utilizan el juego como herramienta para la enseñanza el cual, no solo entretiene, sino que enseña a los niños diferentes materias.

En los juegos de azar también puede funcionar de esa manera. Si nos ponemos a pensar, el backgammon nos enseña a luchar hasta el final como en la guerra, el blackjack nos enseña a agilizar nuestra memoria,  realizando apuestas aprendemos a actuar más rápidamente y así, podemos ir aprendiendo de todos los juegos y experiencias de ellos.


Tu comentario