La ruina del jugador

Todo jugador ha experimentado la sensación de perderlo todo o casi todo del dinero que tenia. Y es que en los juegos de azar, nunca se sabe cuál será nuestro destino ni si ganaremos o lo perderemos todo. Al perder grandes sumas de dinero es cuando tocado fondo, a esto se le denomina la ruina del jugador. La ruina del jugador también se puede utilizar para medir el deseo de los jugadores de hacer una última gran apuesta después de una racha de mala suerte, con la esperanza de recuperar todo nuevamente.
Pero realmente, la ruina del jugador llega cuando uno juega contra el casino, durante un tiempo bastante largo, y el casino gana, y nosotros perdemos todo, incluso hasta lo que no estaba en nuestros planes apostar. Debemos tener en cuenta que, nosotros como jugadores, tenemos un límite en la cantidad de dinero que podemos apostar, mientras que los casinos no tienen límite alguno.
En todo juego de casino, la casa siempre tiene más probabilidades a su favor, siendo este porcentaje bastante elevado, lo que hace que en algún momento, no podamos seguir apostando cuando el casino si lo puede hacer, llevándose todo nuestro dinero y el de los demás jugadores.

jugador en ruinasTodo jugador ha experimentado la sensación de perderlo todo o casi todo del dinero que tenia. Y es que en los juegos de azar, nunca se sabe cuál será nuestro destino ni si ganaremos o lo perderemos todo. Al perder grandes sumas de dinero es cuando tocado fondo, a esto se le denomina la ruina del jugador. La ruina del jugador también se puede utilizar para medir el deseo de los jugadores de hacer una última gran apuesta después de una racha de mala suerte, con la esperanza de recuperar todo nuevamente.

Pero realmente, la ruina del jugador llega cuando uno juega contra el casino, durante un tiempo bastante largo, y el casino gana, y nosotros perdemos todo, incluso hasta lo que no estaba en nuestros planes apostar. Debemos tener en cuenta que, nosotros como jugadores, tenemos un límite en la cantidad de dinero que podemos apostar, mientras que los casinos no tienen límite alguno.

En todo juego de casino, la casa siempre tiene más probabilidades a su favor, siendo este porcentaje bastante elevado, lo que hace que en algún momento, no podamos seguir apostando cuando el casino si lo puede hacer, llevándose todo nuestro dinero y el de los demás jugadores.


Tu comentario