La historia de Charles Wells

Uno de los jugadores más famosos de los casinos es Charles Wells. Se hizo famoso en 1891 por hacer saltar la banca en la ruleta en el de Monte Carlo. Wells logró romper la banca doce veces en una misma jugada y en trece horas de juego, logrando convertir 4000 libras en 1millon de francos. Pero lo que más desconcierta de Wells es la manera que consiguió tan anhelado premio  convertirse en una leyenda.
Existen varias afirmaciones de cómo consiguió su capital. Se dice que engañó a unos inversionistas que creían que Wells era un inventor. También afirman que fue resultado de una estafa, donde hubo un sistema de mediación entre los empleados del casino y el uso de fallas técnicas en la rueda de la ruleta. La escena del juego se volvió digna de recordarse, donde los jugadores apostaban por el numero seleccionado por Wells, haciendo que los propietarios del casino limiten el numero de apostantes por giro.
A partir de esa noche, el casino de Monte Carlo se convirtió rápidamente en el destino favorito para acudir a participar en cualquier juego de azar, lo que convirtió al casino en una meca del juego.

charles wellsUno de los jugadores más famosos de los casinos es Charles Wells. Se hizo famoso en 1891 por hacer saltar la banca en la ruleta en el Monte Carlo. Wells logró romper la banca doce veces en una misma jugada y en trece horas de juego, logrando convertir 4000 libras en 1millon de francos. Pero lo que más desconcierta de Wells es la manera que consiguió tan anhelado premio llegando a convertirse en una leyenda.

Existen varias afirmaciones de cómo consiguió su capital. Se dice que engañó a unos inversionistas que creían que Wells era un inventor. También afirman que fue resultado de una estafa, donde hubo un sistema de mediación entre los empleados del casino y el uso de fallas técnicas en la rueda de la ruleta. La escena del juego se volvió digna de recordarse, donde los jugadores apostaban por el número seleccionado por Wells, haciendo que los propietarios del casino limiten el número de apostantes por giro.

A partir de esa noche, el casino de Monte Carlo se convirtió rápidamente en el destino favorito para acudir a participar en cualquier juego de azar, lo que convirtió a este casino en la meca del juego por ese entonces.


Tu comentario