La ética como regla

Cuando iniciamos una partida de algún juego de casino, nuestro objetivo mayormente es la de ganar y alcanzar la victoria. Por ello es que se utilizan diversas estrategias y trucos para lograrlo, siendo parte de la habilidad de cualquier jugador profesional para sobresalir. Sin embargo, que sucede cuando el jugador cree que todo es legal para lograr su objetivo que es el de ganar, incluso al hacer trampa, y lo justifica como un medio viable para conseguir su fin
Cuando un jugador de casino se vuelve un experto, empieza a vivir del juego mismo, tratando de conseguir la mayor cantidad de dinero posible. Pero si lo hace sin importar lo ético del juego, e incluso lo ético en la vida. La distancia entre lo ético y lo no ético es mínima en cuanto a juego se refiere, por lo que es muy fácil caer en ello.
Es importante siempre recordar los límites de la ética, puesto que si lo traspasamos, no solo atentamos contra el juego, sino contra nuestra manera de pensar y actuar en la vida. Debemos ser precavidos en este aspecto, debiendo siempre tener en mente que la ética es la primera regla, no solo para convertirse en un jugador profesional, sino como regla principal de nuestra vida diaria.

etica en casinosCuando iniciamos una partida de algún juego de casino, nuestro objetivo mayormente es la de ganar y alcanzar la victoria. Por ello es que se utilizan diversas estrategias y trucos para lograrlo, siendo parte de la habilidad de cualquier jugador profesional para sobresalir. Sin embargo, que sucede cuando el jugador cree que todo es legal para lograr su objetivo que es el de ganar, incluso al hacer trampa, y lo justifica como un medio viable para conseguir su fin.

Cuando un jugador de casino se vuelve un experto, empieza a vivir del juego mismo, tratando de conseguir la mayor cantidad de dinero posible. Pero si lo hace sin importar lo ético del juego, e incluso lo ético en la vida, caen en la perdida de sus propios valores. La distancia entre lo ético y lo no ético es mínima en cuanto a juego se refiere, por lo que es muy fácil caer en ello.

Es importante siempre recordar los límites de la ética, puesto que si lo traspasamos, no solo atentamos contra el juego, sino contra nuestra manera de pensar y actuar en la vida. Debemos ser precavidos en este aspecto, debiendo siempre tener en mente que la ética es la primera regla, no solo para convertirse en un jugador profesional, sino como regla principal de nuestra vida diaria.


Feedback

  Comments: 1

Tu comentario