Jugadores tímidos

Para un jugador tímido las apuestas lo ponen nervioso y prefiere que lo realice otro jugador. Prefiere mantener un pozo pequeño de apuesta y siempre están limitando la apuesta hasta que estén totalmente seguros de que van a ganar, cosa que no se da continuamente.  Aunque lo parezca, el jugador tímido no es un jugador cobarde ya que no se retirará del juego tan fácilmente.
Nunca realiza apuestas de gran valor. Si ésta es demasiado alta, es posible que se retire del juego. Sin embargo el jugador tímido puede tener una mano débil o muy fuerte, por lo que no hay que aventurarse en lanzar grandes apuestas en torno a un descuido de éste, lo que hace que el jugador tímido tenga el control sobre el tamaño del pozo.
Los jugadores tímidos confían en su oponente que es agresivo ya que impulsa el poso. Los jugadores tímidos no apuestas hasta el final incluso con una mano fuerte. Prefieren estar 100 por ciento seguros de su victoria.

jugador timidoPara un jugador tímido las apuestas lo ponen nervioso y prefiere que lo realice otro jugador. Prefiere mantener un pozo pequeño de apuesta y siempre están limitando la apuesta hasta que estén totalmente seguros de que van a ganar, cosa que no se da continuamente.  Aunque lo parezca, el jugador tímido no es un jugador cobarde ya que no se retirará del juego tan fácilmente.

Nunca realiza apuestas de gran valor. Si ésta es demasiado alta, es posible que se retire del juego. Sin embargo el jugador tímido puede tener una mano débil o muy fuerte, por lo que no hay que aventurarse en lanzar grandes apuestas en torno a un descuido de éste, lo que hace que el jugador tímido tenga el control sobre el tamaño del pozo.

Los jugadores tímidos confían en su oponente que es agresivo ya que impulsa el poso. Los jugadores tímidos no apuestas hasta el final incluso con una mano fuerte. Prefieren estar 100 por ciento seguros de su victoria.


Tu comentario