Historias de los crupieres

A lo largo de su carrera, los crupieres han experimentado muchas historias y anécdotas que se han agrupado a través del tiempo.  Siendo pieza clave para los juegos de casino, los crupieres son muy reconocidos dentro de su labor, por lo que conocer algunas experiencias un tanto curiosas sobre su trabajo es algo interesante por conocer.
Muchos crupieres de ruletas han tenido experiencias graciosas, sobretodo al momento de hacer girar la bola.  No siempre la bola ha caído donde debería, sino que se ha salido de la ruleta y ha caído a distancias lejanas e incluso ha llegado hasta la puerta del local.  A veces lo crupieres quieren hacer gala de sus trucos y juegan con los clientes logrando meter la bola a sus bolsillos con un simple tiro.
Otras veces, los crupieres no tienen tanta suerte y terminan golpeando a los clientes que están cerca de la rueda repetidas veces.  Normalmente sucede con los crupieres principiantes.  Ya con el tiempo ganan mayor experiencia llegando ser muy hábiles en su labor.

crupierA lo largo de su carrera, los crupieres han experimentado muchas historias y anécdotas que se han agrupado a través del tiempo.  Siendo pieza clave para los juegos de casino, los crupieres son muy reconocidos dentro de su labor, por lo que conocer algunas experiencias un tanto curiosas sobre su trabajo es algo interesante por conocer.

Muchos crupieres de ruletas han tenido experiencias graciosas, sobretodo al momento de hacer girar la bola.  No siempre la bola ha caído donde debería, sino que se ha salido de la ruleta y ha caído a distancias lejanas e incluso ha llegado hasta la puerta del local.  A veces lo crupieres quieren hacer gala de sus trucos y juegan con los clientes logrando meter la bola a sus bolsillos con un simple tiro.

Otras veces, los crupieres no tienen tanta suerte y terminan golpeando a los clientes que están cerca de la rueda repetidas veces.  Normalmente sucede con los crupieres principiantes.  Ya con el tiempo ganan mayor experiencia llegando ser muy hábiles en su labor.


Tu comentario