El maestro de las trampas

En los casinos no falta algún jugador que quiera pasarse de vivo intentando alguna trampa para ganar el juego. Sin embargo, no basta solo con las ganas, sino también hay que poseer cierta genialidad imperturbable para lograrlo. Richard Marcus es uno de ellos, famoso por las trampas que hizo en diferentes casinos, logrando ganancias millonarias.
Todo comenzó cuando conoció a un hombre llamado Classon. Marcus era un jugador extraordinario y Classon había notado esa virtud y le ofreció formar parte de su equipo de estafadores. Es así como Classon le enseñó todo lo referente a las estafas animándole a pensar en nuevos métodos, los cuales practicó en muchos casinos de Las Vegas, Atlantic City, Londres y Monte Carlo. Muchos estafadores fallaban o eran descubiertos porque se desesperaban y no estaban preparados. Marcus era un hombre preparado y nunca se desesperaba, era todo un profesional.
A pesar de ello, Marcus fue sorprendido y descubierto realizando una de sus trampas  y esto precedió. Ahora se dedica a la publicación de libros sobre sus conocimientos y experiencias, siendo “¡Muda el lobo los dientes y no las mientes!” una de las más distinguidas.

tramposo casiniEn los casinos no falta algún jugador que quiera pasarse de vivo intentando alguna trampa para ganar el juego. Sin embargo, no basta solo con las ganas, sino también hay que poseer cierta genialidad imperturbable para lograrlo. Richard Marcus es uno de ellos, famoso por las trampas que hizo en diferentes casinos, logrando ganancias millonarias.

Todo comenzó cuando conoció a un hombre llamado Classon. Marcus era un jugador extraordinario y Classon había notado esa virtud y le ofreció formar parte de su equipo de estafadores. Es así como Classon le enseñó todo lo referente a las estafas animándole a pensar en nuevos métodos, los cuales practicó en muchos casinos de Las Vegas, Atlantic City, Londres y Monte Carlo. Muchos estafadores fallaban o eran descubiertos porque se desesperaban y no estaban preparados. Marcus era un hombre preparado y nunca se desesperaba, era todo un profesional.

A pesar de ello, Marcus fue sorprendido y descubierto realizando una de sus trampas  y esto precedió. Ahora se dedica a la publicación de libros sobre sus conocimientos y experiencias, siendo “¡Muda el lobo los dientes y no las mientes!” una de las más distinguidas.


Tu comentario