El apostador de baccarat

bacarrat-588El apostador corriente sabe que cuenta con 3 opciones al instante de apostar, o se apuesta a la banca, o al jugador o al empate, Cierta llaneza con el blackjack ha hecho que en muchos casos se le trate al baccarat como a un hermano menor. No hay que tomar decisiones durante el transcurso de la mano, todas las apuestas deben hacerse siempre con anterioridad al reparto de las cartas. Quizá eso explica que no sea un juego en el cual las estrategias abunden. Sin embargo nada de lo dicho excluye la necesidad racional al momento de tomar decisiones.

Por lo general, excepto en algunas ocasiones, suele prescindir de la apuesta que enseña el empate como resultado a obtener.

Al ser el menos probable de los viables resultados y no haber una analogía exacta entre mencionada improbabilidad y lo que se paga de tener un acierto, lo usual es que los más experimentados prefieren evitar escoger por apostar allí, menos en situaciones determinadas muy puntuales.

Diversas son las consideraciones que deben tomar en cuenta quienes participan de un juego de baccarat, las cuales le exigirán siempre un alto nivel de concentración. Pero siempre será su simpleza la que le imprima su curioso encanto, lo cual, a su vez, permite que sea jugado de buena forma sin necesidad de ser uno un especialista, como sí sucede en el caso de póker o el Black Jack, en los cuales sin un gran conocimiento del juego y muchas horas de práctica encima, será difícil aspirar a una victoria.


Tu comentario