Devotos del casino

devoto del casinoCada persona en el mundo es creyente de algo, a menos que seas ateo. Por lo tanto rendimos devoción a lo que representa nuestra creencia, realizando peregrinajes a sitios santos o dignos de culto para aumentar nuestra fe. Y si comparamos esta idea con los casinos, incluso hasta los ateos pueden ser devotos de algo, como a las apuestas, siendo Las Vegas como la Meca.

Esto tiene una explicación sencilla. Toda religión trata de dos palabras: trascendencia e iluminación. Si seguimos la relación, veremos que Las Vegas promueve esa trascendencia. Y siendo la ciudad más iluminada del mundo, sabemos que nunca duerme. Se trata del nuevo punto de peregrinación, una ciudad que fue construida por y para apostadores.

Probablemente no existe persona en el mundo que no identifique esta urbe como el más grande punto de encuentro para los apostadores. No obstante, la palabra más religiosa que podríamos encontrar en esta ciudad sea la palabra pecado. Y son sus devotos quienes lo afirman. La ciudad de Las Vegas ofrece tantas opciones que tanto, santos como pecadores, pueden ingresar a la ciudad y salir con la misma felicidad.


Tu comentario