Cómo reconocer a los buenos dealers

Si aprendemos a reconocer las características salientes de un buen dealer de póker podremos elegir con mayor tino la mesa en la que nos conviene hacer nuestras apuestas.
En primer lugar, vale la pena destacar un hecho que puede parecer obvio pero que de no estar presente puede echar a perder los mejores resultados en juegos en vivo. Se trata de la habilidad del dealer para manejar las cartas.
La velocidad mental es uno de los aspectos que saltan a la vista más rápido cuando nos referimos a los especialistas en repartir cartas de póker.
Dado que en ciertas variedades necesitan hacer rápidos cálculos en muy poco tiempo, aquellos que tienen una clara facilidad con las matemáticas sobresalen por el hecho de pagar premios con gran velocidad.
Los dealers de póker en casinos de tierra, por otra parte deben ser honestos y, especialmente, simpáticos con los jugadores. La simpatía de un buen dealer quedará en evidencia cuando exprese su agradecimiento por las propinas recibidas.
En casinos en línea no tendremos que fijarnos tanto en la presencia del dealer, dado que esta función quedará reemplazada por el software de juegos que utilice nuestro casino preferido.

dealerSi aprendemos a reconocer las características salientes de un buen dealer de póker podremos elegir con mayor tino la mesa en la que nos conviene hacer nuestras apuestas.

En primer lugar, vale la pena destacar  la habilidad del dealer para manejar las cartas. La velocidad mental es uno de los aspectos que saltan a la vista más rápido cuando nos referimos a los especialistas en repartir cartas de póker.dealer2

Dado que en ciertas variedades necesitan hacer rápidos cálculos en muy poco tiempo, aquellos que tienen una clara facilidad con las matemáticas sobresalen por el hecho de pagar premios con gran velocidad.

Los dealers de póker en casinos de tierra, por otra parte deben ser honestos y, especialmente, simpáticos con los jugadores. La simpatía de un buen dealer quedará en evidencia cuando exprese su agradecimiento por las propinas recibidas.


Tu comentario