Como jugar a la ruleta en vivo

ruleta-onlineEres un jugador novato y comienzas en este fascinante mundo de la ruleta pero, ¿no sabes cómo empezar a jugar? en el presente artículo te brindamos toda la información que necesitas conocer para jugar con conocimiento en la ruleta.

La ruleta online se juega con un crupier de verdad y en una mesa de Ruleta de verdad y puedes comenzar a realizar tus apuestas cuando se haya terminado la ronda del juego haciendo click para seleccionar la ficha con el valor que desees apostar, asimismo selecciona el área de la apuesta que desees realizar. Añadirás cuantas fichas desees jugar con tan solo haciendo click y en el caso que desees aumentar tus apuestas solamente basta con escoger otra ficha la cual puedes colocarla en distintas áreas al mismo tiempo.

Una vez que comience la ronda, vas a tener un tiempo limitado para hacer tus apuestas. Cuando hayas terminado de colocar todas tus apuestas, haz clic en el botón Confirmar y solo entonces se hará girar la ruleta y si ganas tu apuesta, recibirás todas tus ganancias. En el caso que no quieras jugar y deseas dejar pasar tu turno no coloques ninguna apuesta en la mesa.

Si en la mesa de juego seleccionada para comenzar a jugar permite la opción de Autoconfirmar apuestas (el botón “Confirmar” no aparecerá cuando se ofrezca esta opción),  ya no es necesario que confirmes manualmente tus apuestas. Recuerda que todas las apuestas que se hayan colocado y no se han borrado antes de la Señal de no más apuestas serán confirmadas automáticamente.

fichas-ruletaEn caso de que ocurra un problema en el momento que estás jugando con el vídeo, el sonido, etc., puede informar de él usando el botón Informar de un problema y así puedes contactar con el equipo de atención al cliente del casino para que inmediatamente dar solución al mismo. Si se interrumpe tu conexión el momento que estás jugando, el casino hará un registro de tus apuestas y se pagarán de acuerdo a los resultados de esa ronda. Puedes ver los resultados de la ronda en el historial de juegos.


Tu comentario