Ciencia o magia en los casinos

No existe magia en los juegos de azar, al menos eso es lo que nos señala un estudio de los acontecimientos que se pronuncian causando las consecuencias que ganamos en los juegos de casino que practicamos. Separada entonces el camino milagroso, la única manera que se nos aparece como factible al instante de tratar buscar una utilidad económica participante en los juegos de azar han acompañado a la humanidad en una gran parte de la historia, es la de comenzar una estrategia que sea la adecuadamente buena como para mirar todas nuestras ilusiones.

La teoría matemática es buena ministra a la hora de hacer en una estrategia aquellas nociones que puedan señalar el camino del triunfo en el casino, muchas leyes matemáticas, probabilísticas, derivados de la teoría estadística, una rama del conocimiento matemático que fecunda y prolífica para tocar temas como el azar en general y los comportamientos de los sistemas cambiantes en particular, valen entonces de base de sustentación a sistemas de apuestas que se constituyen para jugar en algunas clases de juegos de casino.

Los juegos de casino más tranquilos de ser desarrollados por medio de la teoría matemática son la ruleta, el póker, los dados y el blackjack; estos cuatro son a simple vista, los que juntan suficientes condiciones como para lograr un método científico, por llamarlo de alguna manera.

Los jugadores grandes que más se han subrayado en ellos, los que alcanzaron anotar sus páginas doradas, fueron todos además, portadores de importantes intelectos y tuvieron extensa habilidad para la matemática.


Tu comentario