Calabozos llenos de tragaperras

En la ciudad de Sau Paulo en Brasil, se vivió una situación insólita cuanto en procura de acabar con el juego ilegal, la policía local confiscó cerca de 20.000 tragaperras de distintos establecimientos y casinos ilegales.

Las tragaperras fueron depositadas en las distintas comisarías de la ciudad donde la misma policía se vio sorprendida y desbordada por la gran cantidad de tragaperras confiscadas, y elevaron solicitudes pidiendo la orden para la destrucción de las máquinas ya que no tenían mas espacio en las comisarías para los procedimientos que debían realizar.

 La policia declaró que no esperaba la enorme cantidad de máquinas ilegales que se encontraron y que la lucha contra la mafia del juego ilegal en Brasil iba a ser muy ardua



Tu comentario