Cábalas de jugadores profesionales.

consejosCábalas de jugadores profesionales.
A la hora de jugar por dinero, tenga en cuenta estas cábalas y consejos mágicos con los que muchos jugadores se han vuelto ricos en poco tiempo, después, sepa invertir bien el dinero ganado, este articulo te aconseja como atraer las buenas vibras y energías positivas al momento de apostar.

•    El jugador debe considerar cualquier número que nos atraiga. La cuestión es estar atentos porque muchas veces el número del despertador que deja de funcionar a una hora determinada o la cifra de la cuenta del supermercado nos indican que ése es el número al cual debemos apostar.

•    Colocar un espejo debajo de la cama a la altura de la cabeza, si tiene un sueño anote las imágenes percibidas y apueste al número soñado, pero recuerde apostar al derecho y al revés por ejemplo si sueña con el 52 apostar al número 52 y al 25.

•    Apostar el dinero con la mano izquierda, este lado del cuerpo es donde se encuentra el corazón y está cargado de mayor energía positiva

•    Una tradición ancestral es entrar a los lugares de apuesta con el pie derecho y una forma de llamar la suerte.

•    Nunca comentar el numero al cual se ha apostado pues la energía que deposita en el numero se dispersará disminuyéndola recepción de energías positivas.

•    Tratar de evitar jugar los días martes y viernes pues la suerte probablemente le será esquiva.

•    Cuando decida ir a jugar de preferencia ir solo

consejos2•    Mentalizar los números a los que se apuesta y repetirlos mentalmente mientras se está jugando.

•    En lo posible vestir una prenda amarilla o llevar una cinta del mismo color eso suele espantar las malas vibras.

•    Se sabe que los metales presiones potencian nuestra energía, una forma de atraer suerte en el momento de las apuestas es que en sus manos tenga algún objeto de oro.

•    Si está sentado apostando no cruzar piernas ni brazos esta posición traba las energías.
•    Se recomiendo que el sentarse a jugar, lo haga por el lado derecho de la silla.


Tu comentario