Historia del Baccarat

Se piensa que el origen del juego del Baccarat es italiano y de hecho la palabra es un derivado el termino “Baccara”, que significa cero, refiriendose al valor cero dado a todas las cartas con rostro (K, Q, J) y el 10. En nuestro idioma se le llama también “Bacará”

Los orígenes de este juego se remontan a la Edad Media donde se jugaba originalmente con un mazo de Tarot. Un apostador de nombre Felix Falguiere invento una moderna versión en 1940.

En los 50s se introdujo en Francia y alcanzo a ser muy popular entre la nobleza francesa. “Chemin de Fur” era el nombre con el que se le llamo al Baccarat, es similar al actual Baccarat Americano. La diferencia clave es que uno de los jugadores hace de banco en el juego en vez del casino. El título de banquero es rotativo entre los jugadores de la mesa. El casino carga una tarifa a cada jugador cuando hace de banquero. El Baccarat Americano se le conoce como “Punto Banco”.

Las mesas de Baccarat tienen un aire de glamour y están a menudo separadas del resto de los juegos, detrás de cortinas de terciopelo y con altos apostadores jugando en ellas. Esto puede hacer que el juego se vea un poco intimidante y confuso, pero es muy excitante y sencillo alcanzar el nivel de maestro.

El Baccarat es un juego sencillo que no requiere de habilidades especiales del jugador o repartidor. Los jugadores se suelen sentar en cualquiera de los 14 asientos de la mesa y la posición que toma no afecta al juego de ninguna manera. Puedes aprender a jugarlo conociendo sus reglas y jugandolo desde aqui.