Apostando a ¡Ganar!

Se sabe que el objetivo de jugar póker es, ganar dinero. Teniendo en cuenta que es un juego y por lo tanto es divertido. El principal objetivo es ganar dinero, para los principiantes un buen día trae $50 pesos, para jugadores más experimentados trae $5.000. Jugando sin límite alguno y aprovechando las apuestas extras de tu oponente.

Una apuesta con valor, es apostar cuando crees que tienes  la mejor mano y quieres que tu oponente llame, porque crees que es la única forma de hacer dinero, Tratando de obtener hasta la más mínima ganancia.
Fuerza de la mano del oponente

Es la parte más importante de la apuesta con valor. Sin tener idea alguna de lo que tiene tú oponente, no tendrás ninguna pista de como apostar apropiadamente. Si piensas que tiene un monstruo, por supuesto que no querrás apostar en el. Si piensas que no tiene nada, no importa lo que apuestes, pues es muy improbable que él te llame. Cualquier cosa intermedia, siempre y cuando pienses que es peor que lo tuyo, y tengas una decisión que tomar.

Tu imagen
Parte de determinar el monto de tu apuesta, una vez que concluyes que tienes la mejor mano, es estar al consiente de ti mismo, comprender como es que tus oponentes te ven. Si tu imagen en la mesa es la de un maniaco o de un gran bluffer, puedes inducirlos a llamar con una gran apuesta. Si tus oponentes te ven como un jugador fuerte, no va a tratar de hacer ningún truco contra ti.

La imagen de tu oponente
De la misma manera que tu imagen afecta en como tu oponente juega su mano, lo hará la imagen de tu oponente en como juegas tu mano. Si crees que es hábil jugará de manera razonable y al mismo tiempo sabrá un poco de matemáticas. Si pierde, esto te dirá algo. Si se casa con las manos, podrás apostar más.


Tu comentario