Algunos chistes de bingo

Los principal al momento de jugar cualquier juego de casino, lejos de las ganancias o perdidas que se pueden obtener, lo fundamental es divertirnos y pasar un momento alegre, de entretenimiento y recreación.  O al menos así debería ser.
Siendo los juegos de casino muy populares por todas personas, han surgido muchas historias en relación a ello.  Incluso se formularon chistes con respecto a un juego en particular.  En este caso, expongo algunos chistes sobre el juego del bingo que, de seguro, serán de su agrado.
Pregunta: ¿Como logras que una dulce y simpática ancianita comience a maldecir y a decir palabrotas?
Respuesta: Consigue que otra dulce y simpática ancianita grite ¡BINGO!
“Pablo y Sofía están jugando al bingo. Pablo está continuamente mirando el cartón de Sofía, diciendo, ‘ya tienes ese número, márcalo, ya tienes ese otro, márcalo’. Después de soportarle un rato, Sofía pierde la calma y le dice ‘¿¡¡por qué no miras tu propio cartón!!?’, a lo que Pablo respondió ‘no puedo, ¡está lleno!’ ”
Espero se hayan divertido con este par de chistes sobre los casinos y que se entusiasmen, los que aun no lo han hecho, en probar este maravilloso juego que los disfrutarán de inicio a fin.

chistes bingoLos principal al momento de jugar cualquier juego de casino, lejos de las ganancias o pérdidas que se pueden obtener, lo fundamental es divertirnos y pasar un momento alegre, de entretenimiento y recreación.  O al menos así debería ser.

Siendo los juegos de casino muy populares por todas personas, han surgido muchas historias en relación a ello.  Incluso se formularon chistes con respecto a un juego en particular.  En este caso, expongo algunos chistes sobre el juego del bingo que, de seguro, serán de su agrado.

Pregunta: ¿Como logras que una dulce y simpática ancianita comience a maldecir y a decir palabrotas?

Respuesta: Consigue que otra dulce y simpática ancianita grite ¡BINGO!

“Pablo y Sofía están jugando al bingo. Pablo está continuamente mirando el cartón de Sofía, diciendo, ‘ya tienes ese número, márcalo, ya tienes ese otro, márcalo’. Después de soportarle un rato, Sofía pierde la calma y le dice ‘¿¡¡por qué no miras tu propio cartón!!?’, a lo que Pablo respondió ‘no puedo, ¡está lleno!’ ”

Espero se hayan divertido con este par de chistes sobre los casinos y que se entusiasmen, los que aun no lo han hecho, en probar este maravilloso juego que los disfrutarán de inicio a fin.


Tu comentario